viernes, 6 de febrero de 2015

Todos lo sabemos



Ella sabía que escuchar no consistía solo en oír palabras. Para escuchar se requería de su total presencia y plena atención: a aquello que estaba sucediendo en ella misma, a aquel que se encontraba hablando, a las palabras y a los gestos; a TODO lo que se daba en ese preciado momento.

Por eso ella no oía sino que escuchaba. Escuchaba porque se consideraba a sí misma como parte de la escena y no una simple receptora ajena a aquello que estaba sucediendo.

Corazón en las Manos


Si la cabeza te dice una cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta con tu perfil o elige la opción "Nombre/URL"... deja en blanco el URL... y asi de facil dejas tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...